La Forma Más Común e Inconsciente de Perder Un Hombre


¿Sabes cómo los hombres, que alguna vez estuvieron locos por nosotras, terminan perdiendo el interés?,  Cómo es que terminamos perdiendo a un hombre es un tema que nos interesa a todas, de una forma u otra todas caemos en los mismos hábitos que hacen que nuestras relaciones se vayan a pique o que ese posible romance que estábamos iniciando acabe siendo sólo una estrella fugaz.

Algunas de nosotras somos expertas en hacer que los hombres pierdan el interés de entablar una relación sentimental seria con nosotras, y es que ¡se nos da de manera natural!.

Así es, según estudios realizados por el Dr. Nick Neave reconocido sociólogo,   estamos pre programadas para necesitar a los hombres en nuestras vidas, así que al oír a otras mujeres solteras decir que son mega felices estando solas, que no necesitan a los hombres en sus vidas,  paremos de sentirnos culpables de no sentimos así, porque o son marcianas o están mintiendo, ya que los estudios demuestran que desafortunadamente esa añoranza de tener un hombre que nos ame en nuestras vidas está en nuestro ADN.

Según el Dr. Neave, este deseo es inevitable y está conectado con nuestras necesidades primarias. Viene de la época de las cavernas cuando el trabajo de los hombres era el de Cazar para llevar comida a la cueva y el de las mujeres era de cuidar a los hijos y amamantarlos. Las mujeres de la prehistoria eran pequeñas, débiles  y siempre buscaban la protección y el apoyo del hombre, de preferencia el del líder de la manada quien no sólo tenía la fuerza bruta sino también el estatus social frente al grupo. Es por eso que las mujeres casi siempre nos inclinamos por un hombre que  tenga una posición social y económica más encumbrada que nosotras.

Así que no importa qué tan encumbradas estemos en nuestras carreras profesionales, qué tanto dinero tengamos, qué tan bien nos vaya en los negocios, qué tan independientes seamos, qué tanto declaremos que estamos a favor de la libertad de la mujer, al final del día ya sea muy a flor de piel o muy en el fondo vamos a sentir esa necesidad inevitable de tener a un hombre que comparta nuestras vidas con nosotras.

Se podría decir que en nuestros días podemos aprender a vivir muy satisfechas y felices con nosotras mismas pero no dejaríamos mentir a la cantante Cher cuando dijo: “No necesito a un hombre. Pero soy mucho más feliz con uno.”

Entonces, ¿cuál es la forma de más común e inconsciente de perder a un hombre?                     Mostrarte Necesitada

No obstante que la necesidad por un hombre está en nuestro ADN y que es importante estar conscientes de ello,  evita a toda costa mostrarte necesitada. Bajo ninguna circunstancia te comportes como si él fuera la última oportunidad que tienes de atrapar a un hombre, porque en cuando el “huela” tus intensiones y créeme que para eso son expertos, se meterá en su bunker y lo perderás.

Pero, ¿Cómo saber si estás cayendo en el comportamiento de “Necesitada”? Aquí algunos comportamientos típicos:

  • Mandarle emails o llamarlo de manera obsesiva, especialmente para checar inocentemente  “Si todo está bien”. Cuando lo que realmente  quieres es decirle hey, hey, hey aquí estoy, pregúntame cómo estoy, qué hago, interésate por mí.Checando los mensajes
  • Checar compulsivamente tu email o tu buzón de llamadas para saber si ya te llamó.
  • Decirle que lo necesitas para ser feliz en tu vida.
  • Repetirle una y otra vez que “cuánto lo extrañas”.
  • Insistir en que te diga qué hace y dónde estará las 24 horas del día, los 7 días de la semana, los 365 días del año.
  • Recurrir a la táctica del silencio y las expresiones de tristeza cuando no has conseguido atraer su atención.
  • Requerir de su aprobación para TODO, desde cómo luces, cómo estás haciendo esto o aquello, cómo caminas, cómo te peinarás hoy, qué te pondrás, hasta lo que pedirás de comer en el restaurante.

Mostrarte necesitada manda el mensaje de que estas desesperada y despierta la inquietud de porqué a esas alturas no has conseguido a alguien que se interese en ti para tener una relación seria.

Un hombre puede complementarte de manera que seas más feliz, pero de ninguna manera logrará que todos tus problemas personales se resuelvan como por arte de magia. Pronto te darás cuenta de que aun teniendo una relación sentimental tus problemas personales siguen ahí, es mejor empezar a darte cuenta de que la felicidad empieza dentro de ti misma.

Cuando tienes la falsa idea de que necesitas a un hombre para ser feliz le cedes el poder de dañarte profundamente, ya que siempre estarás a merced de lo que el haga, diga o deje de hacer y decir para que “te sientas feliz”.

Repítete siempre que “Tú eres una mujer alegre, guapa y llena de vida, y si un hombre quiere formar parte de tu maravillosa vida y compartir la felicidad que ya tienes, podrías considerar dejarlo entrar a tu vida si él juega las cartas correctas.”

[box type=”spacer”]Créditos Fotografia 1
Créditos Fotografia 2
Créditos Fotografia 3
[/box]

Like it.? Share it:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *